La Forma de las Ruinas

Juan Gabriel Vásquez

Número de páginas: 560
Editorial: ALFAGUARA
ISBN: 9788420419497

“Eso que usted llama historia no es más que el cuento ganador”.

 La Forma de las Ruinas es un libro sobre teorías de la conspiración, sobre versiones oficiales de los hechos que resultan inverosímiles, es una historia ficticia en un relato ficticio sobre la historia.

Sin esperárselo e incluso sin quererlo, el personaje Juan Gabriel Vásquez termina involucrado con Carlos Carballo, un hombre obsesionado con las teorías del complot.  Carballo tiene evidencias materiales, vivenciales y documentales para replantear lo oficialmente aceptado sobre el asesinato del candidato presidencial Jorge Eliécer Gaitán en Bogotá (1948).   Para los colombianos no es necesario explicar qué es el “Bogotazo” (sí, debo decir qué es y no qué fue porque aquel 9 de abril fue una sacudida para el país cuyas ondas aún se sienten).   Para los no colombianos, baste decir que la muerte de Gaitán dio lugar a una revuelta popular con incontables pérdidas materiales y unos 3 mil muertos según las cifras extraoficiales.

La versión oficialmente aceptada de un “lobo solitario” es para Carballo un método para ocultar crímenes de estado:  Uribe Uribe / Gaitán / J.F.Kennedy, Jesús Galarza y Leovigildo Carvajal / Juan Roa / Lee Harvey Oswald.

La investigación sobre el asesinato de Gaitán lleva a Vásquez a indagar sobre el asesinato del General Rafael Uribe Uribe, un evento menos conocido por los colombianos en el que también existe una versión oficial más cómoda para el gobierno en turno, que creíble.

En la Forma de las Ruinas, es difícil identificar qué personajes, momentos, descripciones, corresponden a elementos históricos y cuáles hacen parte de la novela.  No pocas veces me sorprendí buscando videos, fotos y artículos sobre Gaitán y Uribe Uribe para descifrar hasta dónde llegaba la verdad.  Esto, lejos de ser un elemento negativo, evidencia la enorme labor de investigación del autor y su juego con el lector al plantear la novela como si fuera un relato periodístico.  Al fin de cuentas, como él mismo dice, “… no sé si uno deba tomarse el párrafo suelto de un novelista como si fuera la verdad revelada. Por más García Márquez que sea”.

La Forma de las Ruinas es una reflexión también sobre el significado de aquellos artículos que pertenecían a alguien que ya murió.  Esas son las ruinas de los hombres, los huesos sin vida, la ropa que tenían.  Es el relato lo que convierte en monumento a un montón de piedras en cualquier calle de Roma.  Es el relato de los hechos lo que da valor, incluso “sagrado”, a objetos que posteriormente merecen un espacio en una iglesia o en un museo.  ¿Qué fuerza oculta hay en tocar el traje que Gaitán usaba el día de su muerte?  ¿Qué sentiríamos si tuviéramos en nuestras manos la bala que lo mató?  ¿Qué poder oculto hay en sus huesos?

Mis reflexiones

Juan Gabriel Vásquez es ya reconocido como uno de los grandes autores latinoamericanos contemporáneos.  He leído varios de sus libros:  El Ruido de las Cosas al Caer, Los Informantes, Las Reputaciones, Historia Secreta de Costaguana.

Para quienes no lo conocen, puede ser útil mencionar algunas características frecuentes en su escritura:

  • Sus textos tienen mucho de autobiográfico.  Él, con su propio nombre, apellido e historia, no tiene miedo a situarse como un personaje más, a veces incluso siendo el personaje principal.
  • Buena parte de sus historias se ubican en Bogotá, particularmente la Bogotá que vivió durante sus años universitarios.  La Universidad del Rosario, donde estudió Derecho, y sus alrededores son constantemente recuperados por Vásquez.
  • Sus obras recogen momentos y personajes históricos que evidencia una profunda labor investigativa.  Con frecuencia es difícil distinguir la línea entre lo real y la ficción.  En mi caso, este elemento hace aún más fascinantes sus novelas, pues menciona nombres, momentos y lugares conocidos.

Yo crecí en la misma Bogotá de Juan Gabriel Vásquez.  La primera vez que me acerqué a uno de sus textos fue con El Ruido de las Cosas al Caer que le mereció Premio Alfaguara.  Pude revivir las épocas de la violencia por el narcotráfico en Colombia, la zozobra de las bombas que podían explotar cualquier día y en cualquier lugar, la visita que yo también de niña hice a Puerto Triunfo (Hacienda Zoológico de Pablo Escobar) y sobre todo sus anécdotas dentro de la Universidad del Rosario.

Para alguien que conoce Bogotá y, sobre todo, para un rosarista como yo, leer a Juan Gabriel Vásquez resulta un viaje al pasado.  Un reencuentro con lugares y personas conocidas que hacía tantos años que no veíamos.

Ya en lo muy personal, La Forma de las Ruinas me permitió volverme a reunir con Pacho Herrera, un maestro brillante que Vásquez incluye en la novela por ser un estudioso de Gaitán al que “Las imitaciones de Gaitán se le daban especialmente bien”.  Dios se lo hace ya veinte años, pero gracias a Vásquez, volví a sentarme en la oficina de Pacho en donde pasamos tardes enteras hablando sobre la doctrina de Santo Tomás; gracias a Vásquez volví a caminar junto a Pacho por la calle 6ª y a entrar con él a saludar a La Bordadita.  Ojalá Pacho hubiera podido leer la versión de Juan Gabriel Vásquez sobre el asesinato de Gaitán.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: