Estimado Señor M

Número de páginas: 416
Editorial: Salamandra
ISBN: 978-84-9838-725-4

“Todo aquel que crea reconocerse en uno o más personajes de este libro seguramente tiene razón”.

 

Herman Koch es un autor contemporáneo reconocido por plantear dilemas éticos de difícil resolución.  La primera vez que me acerqué a su obra fue con La Cena, una novela que mantiene al lector atrapado hasta la última página.  Luego leí Casa de Campo con Piscina y ahora su tercer texto:  Estimado Señor M.

La historia reflexiona sobre cómo se escribe una novela.  Este tipo de textos de ficción resultan siempre interesantes, pues una novela sobre la novela misma tiene algo de filosofía, como en la epistemología cuando el sujeto que conoce trata de entender cómo conoce.

Koch logra describir las personalidades de los personajes de manera tan intensa que inspira un verdadero desprecio por varios de los personajes.  El narrador principal es un acosador obsesionado con el señor M, escritor de Ajuste de Cuentas que es un relato inspirado en hechos reales que ocurrieron hace 40 años.  El profesor Landzaat era un maestro de historia que desapareció.  Los últimos en verlo con vida fueron dos de sus estudiantes:  Laura, menor de edad con quien Landzaat tuvo un romance, y Herman, el nuevo novio de Laura.

Estimado Señor M. es una reflexión sobre el papel del escritor.  El autor de novelas, aun de las históricas, tiene una libertad que no posee el historiador pues incluye elementos de ficción en su relato sin que nadie pueda objetarle la veracidad de una u otra parte de su texto.  Así, el señor M. inicia su historia a partir de lo que se escucha en las noticias y construye el relato que va creando su imaginación omitiendo personajes, asumiendo pensamientos de los protagonistas, buscando y dando justificaciones de los hechos, recreando momentos, lugares y sentimientos que no comprueba porque lo suyo es la literatura, no la historia.

Como sucede también en la vida real, ese relato literario sin pretensiones de verdad se convierte en el imaginario colectivo en la verdad de los hechos.  ¡Fakenews! Diríamos ahora.

Estimado Señor M. salta en el tiempo, navega por reflexiones e historias de los personajes, desarrollando simultáneamente varios hilos narrativos y recurre al recurso literario de contar un mismo momento desde la perspectiva de varios personajes.   Así, el narrador principal en un capítulo puede estar viendo a través de la ventana de un café al señor M. que platica con una mujer, en tanto que unas páginas más adelante quien narra el momento será el señor M que, mientras es entrevistado por una periodista, ve a través de la misma ventana a su vecino.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: