Un Hotel en Ninguna Parte

Mónica Gutiérrez

Create Space Independent Publishing Platform

252 páginas

ISBN: 1540466507

“Echaría de menos escribirte si cambiase el teclado por la voz”

Hemos leído novelas construidas a partir de cartas, pero hoy en día ¿qué personaje de ficción o realidad recibe este tipo de correspondencia?  ¿estamos condenados a que las historias contadas con cartas sean solo aquellas que se sitúan en el siglo XX o antes?

¿Y si llegáramos a un paraje olvidado del GPS en donde no funciona el teléfono pero (Gloria a Dios) hay internet?

Mónica Gutiérrez hace en este libro una innovación:  teje la novela a partir de correos electrónicos y permite así al lector seguir disfrutando de este tipo de historias al tiempo que le regala a los personajes las ventajas de la inmediatez y la economía de un mail.

La trama se relata entre correos electrónicos que, a diferencia de lo que sucede con el correo tradicional, estas misivas pueden estar espaciadas por solo algunas horas y  su extensión puede ser de unos cuantos renglones.  Por eso esta novela se lee rápido, como un e-mail.

Un Hotel en Cualquier Parte es la historia de una comunidad que se forma en un hotel al que ni el GPS logra ubicar.  En esas circunstancias, la vida cotidiana del hotel la construyen un huésped, un cocinero, 2 camareras, la hija de una de ellas y los hermanos dueños del hotel.  Cada uno trae consigo su pasado, su razón para estar ahí en un tiempo que parece suspendido durante la temporada baja, en espera de que el verano traiga los visitantes que permitan al hotel salir del olvido turístico y del apuro financiero.

Los lectores iremos descubriendo que en el fondo el hotel tampoco quiere ser encontrado pues los habitantes han construido ahí su propio hogar.

Tristán, Samuel y Emma nos contarán su historia y nos harán conocer personajes que ni siquiera responden sus correos.

Al igual que en otro de sus libros, La Librería del Señor Livingstone, Mónica Gutiérrez crea un espacio seguro y entrañable para estos personajes y nos invita a entrar.

 

“-No sé –dudó Agnes-, no quiero ser una intrusa.

-Eso solo ocurre con la familia de sangre, nunca con la familia adoptiva” 

La Librería del Señor Livingstone

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: